Blogia
El.mundo.de.Daan

Algarrobos de Inferna.

Algarrobos de Inferna.

 

Cuantas veces intente emular las aves en su gorgojeo al conocerte, ¿cuántas?

Cuantas veces intente descubrir el reflejo del sol en tus caricias, ¿cuántas?

Cuantas veces intente consumir mis sueños en los tuyos, ¿cuántas?

      Cuántas veces no hice de mi cuerpo, el cuenco que te descubriese, la lluvia que te acariciara y guiara tu sed hasta mi patria.

      Cuántas veces no llame en secreto las caricias de tu cuerpo, la suavidad de tus manos, tus sueños de hombre para volverlo niño. ¿Cuántas?

      Cuantas veces no busqué en mi egoísmo, consumir la braza que surge de mí al tenerte cerca.

Cuantas veces no miré entre mis manos, tus ansiedades secretas.

¿Cuántas veces fuiste mío, en la inmensidad de mis metas? ¡Cuántas amor, cuántas!

 Y ahora, así en esta distancia de absolutas, me dices que nada fue real, que siempre invente tus quejas,  que tus engaños fueron mil secuelas; que yo no pude amarte ni suave, ni tú tan rudamente; que mis manos no te acariciaron incendiando tus leyendas, ni mi piel fue tu piel, ni tu cubierta mi hacienda.

¡   Si pudiera entenderte ahora amor, si pudiera! si pudiera aprender de nuevo como se tejen para ti mis algarrobos de inferna; si pudiera saber cómo se pinta la brisa que en ti lleva cara de niña; si pudiera saber que sueñas para atormentar mi penumbra con lo que aprendiera; ¡si pudiera amor, si pudiera!

     Pero ya no tengo en mí aquella estrella de sorpresa, ni el deseo encubierto de sentirte mío, ni la caricia del hombre en mi propia torpeza; ¡oh amor!, si pudiera enterarme de que me pasa ahora, si pudiera entender esta nueva mirada, este nuevo aislamiento, esta añoranza y esta nueva torpeza;  ¡oh amor, si pudiera!

  Si solo supiera que pasa por mi mente y por tu esencia, por esta necesidad de mutismo, por este silencio que  pesa., ¡ay amor,  si supiera!

     Si sólo verte del quererte fuera; si solo de amarte no quisiera, ¡si pudiera entenderme amor, si quisieras!

  Pero es tanto el mutis que me nace, tantas ganas de sentirme presa, de ya no volar contigo, de desearte siempre necia, que yo misma me pregunto, si esa obviedad tan tuya sea ahora mi caleta,  mi necesidad de huirte y tu liberta perfecta.

¡Ay amor, si solo no hicieras de mí, la roca tibia y la cuerda!

Daanroo

 
  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Daanroo -

Mi estimado Sr. Tena, sin duda mi mayor obviedad es poder tener el placer de pasearme entre su palabra y dejarle mi humilde opinión o tratar de provocarle una sonrisa, tal cual los efectos de su lectura.

Sin duda, que aún me falta un mucho para darle alcance a este su tiempo de escritura actual, pero créame estoy gozando su pasado y saboreando desde ya el poder alcanzarle en un futuro de palabra que provoca sentirle, tal cual escribe.
En cuánto a saber más de mi, usted tiene la palabra, Sr.

Daanroo -

Mi estimado Sr. Palacios, sin duda alguna, esperar su paso por esta casa, es un momento de sensación tensional.
En comparativa a su casa, esta pequeña morada, se queda en nada, créame, me vengo de ella, fascinada de lo que voy y encuentro.

:)

Daanroo -

Queridísimo Iconoclasta, usted debería saber sin duda, que la pasión con que se escribe, es ese pequeño pilar del sentimiento que nos provoca a volcarnos en la palabra para sentirnos en parte identificados con nosotros mismos y otra parte en quienes tan amablemente nos leen y nos permiten compartirnos.

¡Esta es su casa, Iconoclasta!
¡Pase y tome de ella lo que pueda servirle, aunque ya conocemos ambos que sus derroteros y los míos, tildan distintos efectos, siempre será un placer encontrarlo a un costado de mis pasos.

Cómo dice usted, querido amigo.
¡Buen, y muy buen sexo...!


Daanroo -

Estimado Sr. León, que gozo el mío, poder causarle una emoción comparativa, aunque esta sea a veces triste o de añoranza, siempre es bueno para el hombre, recordar aquello, que antes no motivó o nos motiva.

Daanroo -

Mi estimado Sr. Alejandro, uno pensaria que hacerlo miles de veces, realmente vale la pena, pero no es así, hay un momento en que uno debe decir: ¡vuela!, o ¡dejame volar!, y es que el sentimiento siempre debe correr en paralelo, caballero; si no es así, no funcionarían los entendimientos.

Daanroo -

Querido Walter, la sensibilidad sin duda, es un sentimiento que todas las damas tenemos -sin obviar a los caballeros, por supuesto-
pero lo que nos hace distintas, es sin duda ese pequeñito concepto que tenemos del amor.

amor -

es una obviedad querer más de ti, querer escribirte, y siendo una obviedad, quiero, quiero más de ti
amor

Gilberto Palacios -

La mayor fortaleza del texto es la nitidez de las imágenes y el entrelazamiento de ellas con el motivo romántico de añoranza amorosa.
Es una prosa poética que trabaja muy bien el romanticismo, puesto que las metáforas son cuidadosamente pulcras y refinadas, lo cual le da al texto un ingrediente de radiante sutileza alegórica perfectamente sincronizada.
Como en textos anteriores el ritmo de las imágenes se encuentra en constante vaivén, según los quiebres emocionales que experimente el yo poético en el desarrollo de la obra.
Una de tus riquezas como poeta es saber manejar de muy buena manera los tiempos sensoriales de cada texto; sabes incorporar en el momento preciso las imágenes rosas, emocionales o intelectuales que marcan la pauta del momento vivido en la realidad paralela del poema -versificado o en prosa-, siendo esta obra un claro ejemplo de ello.
Por último, al sumergirme en la esencia misma del texto me cautivó plenamente la añoranza contemplativa predominante en la voz del hablante femenino y la oculta esperanza guardada en los simbolismos de cada metáfora.

Saludos afectuosos,
Gilberto P.




Iconoclasta -

¿Cuántas veces intenta escribir uno sin saber cómo hacerlo tan bien?
¿Cuántas veces uno desea imprimir toda esta pasión que tú imprimes al amor?
En toda su crueldad, en su poder devastador del ánimo y la resistencia.
Has creado un hermoso lugar Daanroo, querida amiga.
Es todo un placer bucear por entre tus palabras.
Un beso.
Buen sexo.
Iconoclasta

Rafa León -

A veces, cuando una hoguera fue volcán, por mucho que le lluevan lágrimas encima, queda la posibilidad de quede un rescoldo, germen de un nuevo fuego avivado por el viento. Si ese rescoldo es encontrado no es bueno desaprovechar la posibilidad de soplarle encima con fuerzas.

Me ha gustado mucho este texto, me hizo sentir aún con más fuerza ciertas emociones propias.

Un beso.

Alejandro -

Si lo hizo muchas veces, creo que vale la pena volverlo a hacer y quizas el entendimiento para las dudas pueda llegar...

Saludos estmada...

Walter Pineda -

Qué inmenso amor Danroo, todos los hombres, (todos?, no sé¡) soñamos con ser amados así , de ese modo. Pero, malhaya la hora en que los capricos, los engaños, el egoismo, ese complejos de gallos o machos sin cadenas que muchos tienen en los genes (casi digo otra cosa), que hace despreciar el amor de una mujer.

Bello poema, seguramente serás el eco de muhas mujeres que se han sentido o se sienten de igual modo.

Walter
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres