Blogia
El.mundo.de.Daan

¡ Timidos, caminan dos extraños con los rostros negros....!

¡ Timidos, caminan dos extraños con los rostros negros....!

           Encontradizos.  ¡ Van prendiendo fuego de sus manos..!

Añejados en caldo de cuaresma, apresuran el paso hasta encontrarse consigo mismos.

Son dos rostros transfigurados por los deseos... ¡ Él, hombre lleno de cínismo por refutar las entrañas mismas del deseo...!; ¡ Ella, sabedora de caer en juegos vanos, pero abrumada por la fuerza de un despellejamiento insano.!

    ¡ Vienen dos... juegan ambos... ambos se saben despiertos, ensangrentados con las caras negras, las manos rojas y ansiosas y el centro de sus desfogos, la blancura incúnume que provoca sus sexos.!

    Rostros negros, ¡ si negros...! alusinados a dos fuegos, sudorosos dos, ensimismados ambos por fundirse en el abrazo apresurado de descubrir sus sexos.

¡ Juegan ambos, a lamer sus cuerpos, a deleitarse en los instintos de ser hombre y mujer, alusinados en la sapiencia de que al enredarse, se amaran lujuriosos sin dejar rastros designados, a los que ven de fuera la impúdica manera de amarse.!

   ¡Son dos, se bastan ellos para amarse en la amplitud de su sala, él cínico mostrando orgulloso la erección más pura; ella, poderosa, sabiendo que tiene en sus manos la extensión de su propio deseos.!

  ¡ Cínicos, ambulantoriamente cínicos, sus manos se pierden en la amplitud de sus cuerpos, ella bebiendo gota a gota la miel de su cuerpo, él sabedor de que complace a la mujer con la fuerza de su miembro.!

¡ Cínicos, ambulantoriamente cínicos, piernas abiertas, miradas distantes, fuego que derrite sin conmiseración la boca hambrienta; él tomado a caderas entra y sale con el lengueteo impasible que la vuelve líquido; tirada a bajo pecho, saboreando el instante de saberse fuego líquido en boca de su amante.!

   ¡ Cínicos, dos cínicos hambrientos tomados de la mano, con caras negras, van ya caminando por la calle, descosiento entuertos, marcando fechas, mirando tiempos, corriendo, él a su entorno, cínicamente satisfecho, sabedor de sentirse hombre y podredumbre por manchar de nuevo sábanas de seda; ella, con la mirada perdida, el silencio en boca, el sabor por dentro, los pies presurosos, corriendo a casa porque se hace tarde...!

   ¡ Atrás, en la distancia, los curiosos miran alejarse dos rostros negros cubiertos de sueños, él sonriente con el poder de su sentir; ella, caminando lento, paso a paso sin querer llegar a casa y destruir sus sueños al doblar de una esquina.!

   ¡Atrás se ríen, todos saben que son amantes perfectos, se muestran cual son, en los unicos instantes de felicidad que les permiten contemplarse uno a otro,...!

   ¡ Él, camino a trabajo; ella, camino a escuela...! se topan siempre al cruzar de calles...

El la mira y le sonríe timido; ella, blanca de alusinaciones, pierde el paso, baja la intensidad de su andar, camina lentamente en su busca, y al encontrarse un minuto de sus ojos basta para hacerse el amor en plenitud de cuerpos y de almas.

    ¡ Sólo un instante...!  Una sonrisa timida, un buenos días en silencio, un te quiero,....

¡ El a su espalda, ella con su paso va de lejos... ! ¡Un instante, un minuto de amor, una eternidad de entrega...! y al paso de los minutos, solo dos rostros negros cubiertos de sonrojos buscándose de diario en una calle donde todos saben que se aman, menos ellos...!

   ¡ Timidos, caminan dos extraños, con sus rostros negros...!  Ella  en la edad de la esperanza, Él, en el cínismo de su realidad.

   ¡ Dos amantes, hombre y mujer, y tras ellos, vecinos que les saben amarse, sin comprenderlos...!

Daanroo


 

   

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres